Alfonso de Valdés (1492?-1532)

Perteneció a una importante familia de Cuenca de origen judeocristiano. Actuó como tutor de su hermano Juan de Valdés, también escritor, pero existen demasiadas lagunas sobre sus vidas. Las obras de ambos fueron objeto de censura política e inquisitorial incluso después de su muerte, y muchas de ellas se escribieron en la clandestinidad. No se conoce documentación sobre la educación universitaria de Alfonso, pero los amplios conocimientos humanísticos que destila su obra y la juventud con que alcanzó el puesto de secretario de cartas latinas del emperador Carlos I, descartan que fuera totalmente autodidacta. Él y su hermano se han considerado cabezas del erasmismo español, aunque Erasmo y Alfonso de Valdés no llegaron a conocerse, pero de su mutua relación y del erasmismo doctrinal del escritor quedan pruebas en sus dos grandes Diálogos. Los documentos que redactó y la correspondencia que mantuvo con diversos personajes del momento permiten conocer detalles de su vida y andanzas, así como las circunstancias imprevistas de su muerte.