Antonio de Torquemada (1507-1569)

Su linaje familiar no guarda relación alguna con el famoso inquisidor con quien comparte apellido. Los datos más ciertos de su biografía se obtienen de sus textos, cuya variante dialectal sitúa su nacimiento en la zona leonesa, de cuyo folklore Torquemada muestra un conocimiento profundo. Desde muy joven le invadió una enorme curiosidad, que materializó en numerosos viajes por España e Italia, como él mismo refiere en algunas de sus obras. Fue un pacífico humanista castellano del siglo XVI, que aprovechó su oficio de secretario de nobles para dar expresión a su ingenio en la línea del Humanismo renacentista español de corte erasmista. Su prosa se ha considerado precursora de nuevas formas narrativas y antecedente inmediato de los géneros picaresco y pastoril. Asimismo, contribuyó a enriquecer la famosa Biblioteca del Conde de Benavente, a quien sirvió como secretario. Allí tomó contacto con la obra de sus contemporáneos, como Nebrija, Erasmo de Roterdam, Luis Vives y con otros autores de la Antigüedad, a los que leía en latín o en otras lenguas y que contribuyeron a su erudición en las múltiples ramas del saber.