Baltasar Gracián (1601-1658)

Vivió de niño en Toledo con un tío suyo y allí cursó estudios superiores de Humanidades hasta que ingresó en la Compañía de Jesús. Completó su formación con dos años de Filosofía y cuatro de Teología.
Tras ordenarse sacerdote, en 1627, dio clases de Humanidades en distintas provincias del este español hasta que regresa a Huesca, su patria literaria, donde concibe sus dos primeras obras y conoce al erudito Lastanosa, prototipo de mecenas barroco a quien nuestro autor incluye a menudo en sus dedicatorias.
Esta relación le proporcionó contactos importantes con la intelectualidad cultural de la zona y alimentó su afán de información. Pese a sus obligaciones religiosas, comienza a sentirse escritor y también comienzan sus problemas con la orden, casi siempre por publicar sin el permiso de sus superiores. En conjunto, su obra representa una suma de la literatura española del Barroco.