Benito Pérez Galdós (1843-1920)

La vocación artística de Galdós se manifiesta desde su adolescencia. Con diecinueve años llega a Madrid para estudiar Derecho, pero abandona la universidad para colaborar en los periódicos. Comenzó a escribir antes de la Revolución del 68, pero el marcado carácter político de sus primeras obras, desde una postura afín a las ideas republicanas, retrasó su publicación hasta que desapareció la censura. Pasa la mayor parte de su vida en Madrid, volcado en su actividad como novelista. Allí conoce a Giner de los Ríos, frecuenta los teatros y crea la “Tertulia canaria” con otros paisanos. La novela galdosiana es principalmente didáctica e influye en la vida civil y política de España, ya que el autor concibe su dedicación a las letras siempre desde su condición de ciudadano. Incluso llegó a ser diputado de Congreso junto a Sagasta. Como buen racionalista, trata de explicar en sus novelas el proceso histórico que atraviesa la España de su tiempo, e incluso emite juicios y propone soluciones al respecto. Sus esfuerzos por comprender la realidad española le llevan a defender posturas cada vez más complejas y menos maniqueas.

Los Episodios Nacionales de Galdós son una de las más afortunadas creaciones de la literatura española del siglo XIX. Se hicieron populares enseguida porque pudieron ser comprendidos por los sectores más humildes, como prueba el número ingente de ediciones que se han hecho desde 1873. Galdós comienza a escribir estas breves y amenas novelitas históricas en el periodo más temprano de su producción literaria. Llama la atención su habilidad para contar unos hechos históricos profundamente documentados desde una estructura de ficción, que logra hacer creíble: mezcla la Historia con la intriga y produce más de dos mil personajes para sus cuarenta y seis episodios. Su interés pervive en el tiempo porque permitió a los lectores españoles apreciar la evolución ideológica del autor y de la España decimonónica, y además, según su autor, constituyen un medio de educación pública nacional.