Félix María de Samaniego (1745-1801)

Miembro de una noble familia numerosa de Laguardia (Rioja Alavesa), de cuya historia se conservan exhaustivos documentos en el Archivo Histórico de esta localidad. Félix María heredó la casa solariega y demás propiedades de la familia, lo que le aseguró la holgura económica. Al morir su madre marchó a estudiar a un colegio francés de los jesuitas, donde recibió una formación moderna y humanista, imbuida de Neoclasicismo y del espíritu reformista de la Ilustración. Allí se empapó de la lengua y cultura latina, haciendo hincapié en la obra de Horacio y Fedro, cuyas Sátiras y Fábulas marcarían, respectivamente, la obra de Samaniego. Colaboró en el Seminario Patriótico de Vergara, en cuyo entorno escribió la mayor parte de su obra, y participó en la polémica fundación de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, modelo de organización para la reforma ilustrada de España. Pese a su exquisita formación, refleja sus raíces populares en los temas que trata y en el lenguaje que utiliza para transmitir su percepción de la realidad.