Garci Rodríguez de Montalvo

Las numerosas alusiones al primitivo Amadís nos llegan por la literatura, aunque se desconocen sus orígenes exactos, que se sitúan a mediados del siglo XIV. Pero los estudios hablan de que casi un siglo más tarde, hacia 1420, Rodríguez Moñino descubrió un manuscrito fragmentario cuando aún no se sabía nada de Garci Rodríguez de Montalvo, a quien no podemos considerar un simple refundidor, sino verdadero autor de otro Amadís, ya que presenta cambios decisivos sobre el primero: inventa lugares, suprime aventuras e introduce consejos políticos en unas glosas que rozan la filosofía moral. Sus lecturas encajan con las favoritas de los nobles castellanos cuatrocentistas: obras de ejemplos doctrinales y sobre el gobierno de los príncipes. Montalvo nació en una familia hidalga de Medina del Campo y, además de su gran afición por las letras, participó activamente en la política, alcanzando el puesto de regidor de su ciudad, muy codiciado por los nobles. Como militar, participó en la toma de Granada con los Reyes Católicos y su experiencia como combatiente también queda plasmada en su obra.