Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616)

Gómez Suárez de Figueroa era su verdadero nombre. Hijo de una princesa inca y del capitán español Sebastián Garcilaso de la Vega.
Tras la muerte de su padre viaja a España en posesión de una herencia importante y contacta con un tío suyo que se convierte en su protector y le consigue varios privilegios. Esta situación económica desahogada le permite retirarse en Montilla y dedicarse por entero a las letras.
La reconciliación entre sus dos mundos, el inca y el castellano, será una obsesión que marcará su vida y su obra. Adoptará el nombre de Garcilaso Inca de la Vega, precisamente, para subrayar su orgullo de ser mestizo y su condición de indio junto a los apellidos de su padre.