Historias Caballerescas del siglo XVI

En el siglo XV estas historias trascenderán la literatura para integrarse con la vida.
La moda caballeresca afectó a todas las clases sociales y ámbitos de la vida. Los inventarios de libros muestran el interés que despertó desde sus inicios. Hacia el año 1500, cualquier lector aficionado tenía a su alcance una gran variedad de estas historias, como La gran conquista de Ultramar, Amadís de Gaula, Tirante el Blanco, etc., en las que apreciaba diferencias de contenido, personajes, tipos de aventuras y estructuras narrativas, que no siempre encajaban con la etiqueta de “literatura caballeresca”.
Los moralistas buscan su prohibición por considerarlas mentirosas, lo que también preocupaba a ilustres historiadores, cuyo crédito peligraba, pero los lectores hacían caso omiso de tales condenas. La pasión por los libros de caballerías tuvo adeptos tan famosos como Santa Teresa o Luis Vives y los famosos dramaturgos del momento acudieron a sus argumentos para componer sus tragicomedias.