Lope de Vega (1652-1635)

Félix Lope de Vega nació en Madrid, aunque de niño vivió en Sevilla. Estudió gramática con los jesuitas y se formó en las universidades de Alcalá y de Salamanca. Durante su vida mantuvo relaciones amorosas con varias mujeres, que aparecen en sus obras bajo diversos pseudónimos. La actriz Elena Osorio (Filis), fue una de las más importantes. Finalizado su romance, Lope es condenado a cuatro años de destierro por escribir unos poemas difamatorios contra la familia de Elena. Se instala en Valencia con su primera esposa, Isabel de Urbina (Belisa) y allí contacta con importantes dramaturgos de la escuela valenciana, en especial, con Guillén de Castro. Nuestro prolífico autor es considerado el creador del teatro nacional y de la llamada “comedia nueva”, cuyos principios recoge en el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609), primer manifiesto del teatro moderno. Sus composiciones rompieron con el teatro renacentista clásico, gracias al uso de la polimetría y al empleo de un lenguaje accesible al pueblo, creando un estilo propio que ha tenido una innegable influencia en la literatura española. Sus comedias crean arquetipos psicológicos característicos, como el rey, el villano, la dama, etc. y la figura del gracioso, contrapunto cómico del héroe grave, con antecedentes Plauto.
Sus obras le convierten en uno de los genios de la literatura universal, siendo autor de, por citar algunas, El mejor alcalde el rey, Peribañez y el comendador de Ocaña, Fuenteovejuna o El caballero de Olmedo. Su producción teatral es básica para comprender el teatro barroco español y su influencia en figuras como Calderón, Tirso de Molina, Ruiz de Alarcón y otros.

Poesía.

Fue uno de los más insignes poetas de la España del siglo XVII. Ya en vida despertó el interés de los biógrafos, que lo tildaron de niño prodigio, como él mismo confirma en el Arte nuevo de hacer comedias: “y yo las escribí de once y doce años…”. De curiosidad enciclopédica y avidez por la lectura, ducho en gramática, retórica y muy hábil con los versos, Lope de Vega empleó sus esfuerzos de los últimos años en convertirse en el poeta épico español. En muchos de sus romances y sonetos, tras la identidad del moroZaide y el pastor Belardo, proclama a los cuatro vientos sus escarceos íntimos con Elena Osorio, su primera y más profunda experiencia amorosa, que tuvo amplias repercusiones literarias. Se sabe bastante de su vida, llena de incidencias y percances. Mantuvo una intensa vida social y sobre todo sentimental. Una vida plenamente barroca: en ocasiones al margen de lo moral, pero a la vez inmersa en labores sacrosantas.

Prosa.

Lope cultivó con éxito todos los géneros literarios vigentes en su tiempo. También de forma magistral se acercó al género narrativo, por lo que se le incluye en la nómina de los grandes prosistas del Siglo de Oro. Su prosa se distingue de su poesía por una erudición cargada del saber clásico, literario, filosófico, geográfico y científico, que deleitaba a los lectores del siglo XVII. En sus escritos se refleja un profundo conocimiento de la mitología grecolatina -tema recurrente- y de la historia nacional.
Una vitalidad desbordante y un ensalzamiento hasta límites extrahumanos del amor parecen definir tanto su vida como su obra. La temática de sus obras no pretende cuestionar los valores de la época ni incurrir en el clasicismo, como Cervantes, sino que más bien refleja y reproduce intencionadamente la mentalidad y el modo de vida imperante, es decir, la ortodoxia católica, la monarquía, el honor del hidalgo, etc.