María de Zayas (1590-¿?)

Lo poco que se sabe sobre ella se encuentra en los Apuntes para una Biblioteca de escritoras españolas de Serrano y Sanz. Nacida en Madrid, donde vivió casi toda su vida y participó en certámenes poéticos y Academias literarias. Elogiada por sus coetáneos, su nombre aparece en el Laurel de Apolo (1630), de Lope de Vega, y ella les corresponde con homenajes póstumos. A partir de 1647 no se sabe nada más , ni si volvió a escribir. Ella misma describe la educación que pudo recibir como doncella de mediana nobleza, pero adquiere sus conocimientos de retórica a través de lecturas personales, pues no eran “enseñanzas de mujeres”, y a lo largo de toda su obra, reclama una formación académica. Sus escritos revelan un amplio conocimiento de la literatura española y buen manejo de los conceptos neoplatónicos y petrarquistas, y permiten deducir una personalidad enigmática y ambivalente, que se debate entre los valores de su mundo aristocrático y los de una mujer inteligente y lúcida, descontenta con su condición femenina. Además de deleitar, el propósito de su obra es mostrar a las mujeres su situación social para advertirlas y animarlas a reivindicar un mejor puesto en la sociedad, con lo que su literatura queda inscrita en la denuncia social polémica, donde los papeles se invierten creando un mundo al revés.