Marqués de Santillana(1398-1458)

Don Íñigo López de Mendoza fue un hombre de cultura, miembro de la alta nobleza castellana y descendiente de lectores y escritores: algunos de sus parientes fueron poetas de renombre, como su tío, Pedro López de Ayala, y su padre, Diego Hurtado de Mendoza. La figura del Marqués de Santillana sobresale entre una larga lista de poetas de cancionero, como Juan de Mena y Jorge Manrique. No le faltaron los elogios entre sus contemporáneos, como muestra Hernando del Pulgar en su obra los Claros varones de Castilla y fue más afortunado que la mayoría de los escritores de otros tiempos, pues su obra sigue interesando a muchos estudiosos. La imprenta extendió su fama hasta la segunda mitad del siglo XVI, en las numerosas ediciones delCancionero General de Hernando del Castillo. Escritor polifacético que dominó los géneros tradicionales y experimentó con formas nuevas en la poesía. De su prosa nos sorprende la correspondencia erudita en la línea intelectual abierta por Petrarca. Se codeó con humanistas e intelectuales de altura, como su maestro don Enrique de Villena, se convirtió en referencia de otros escritores y contribuyó a la fijación de los principales géneros humanísticos en España. Como mecenas animó las traducciones de autores clásicos, italianos y franceses.