Segundas Celestinas

“No es que en esos años [la España renacentista] fuera la cuna de pícaros, rufianes y prostitutas, ni tampoco que existiera en ella una mayor conciencia social que en otros países, lo que sucedió fue que una creación genial como La Celestina abrió caminos literarios que se fueron bifurcando gracias a otras creaciones”. Con estas certeras palabras concluye la catedrática Navarro Durán el prólogo a las tres continuaciones de la Tragicomedia de Calisto y Melibea que se editan en el presente volumen: la Segunda comedia de Celestina de Feliciano de Silva, la Tercera parte de la tragicomedia de Celestina de Gaspar Gómez y la Tragicomedia de Lisandro y Roselia de Sancho de Muñón.