Emilia Pardo Bazán, una mujer adelantada a su época (1851-1921)

Foto Emilia
Dicen que fue una mujer de armas tomar y de no haber sido así, no se hubiera podido codear de tú a tú con todos los intelectuales de la época ni se hubiera ganado el reconocimiento como la mejor novelista española del siglo XIX (aunque la RAE le negara su ingreso en tres ocasiones). Valiosa defensora del papel social de la mujer, se justificaba doña Emilia “Soy un alma de varonil latir”, y gracias a los Apuntes autobiográficos que esbozó como prólogo al tomo I de Los pazos de Ulloa sabemos de su precoz vocación literaria, en la que sin duda influyó la educación esmerada en su Marineda natal (véase La Coruña), y esa condición de lectora voraz que la lleva a escribir los primeros versos infantiles a los que le siguen poesías, cuentos y dramas durante la adolescencia, que ayudarán a ir forjando su pluma como escritora.
Pardo Bazán se estrena como novelista a los veintiocho años con Pascual López. Autobiografía de un estudiante de medicina, sobre la vida de un universitario en Compostela que será un claro antecedente de lo que los anglosajones han venido a llamar “novelas de campus”. Pero hasta 1886 no publica la primera de sus obras maestras, Los pazos de Ulloa en la que se deja sentir plenamente la influencia del naturalismo de Zola. A esta y otras narraciones que contemplan tanto el realismo como ciertas tendencias modernistas, se suman las numerosas crónicas y artículos en las que va retratando sus impresiones a lo largo de viajes infatigables por las ciudades más importantes de Europa, y toda una serie de colecciones de cuentos que publica por entregas en distintos periódicos y revistas.
Lo más representativo de su obra queda recogido a lo largo de estos diez volúmenes editados por Darío Villanueva y José Manuel González Herrán, dando así testimonio de la rica y variada narrativa de esta mujer libre, cosmopolita, políglota y, en defintiva, adelantada a su tiempo.

Leer más

Deje una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.