Tag Archives : madre

La figura de la madre en nuestros clásicos

De la madre luminosa cantada por Machado a la ausente de Rosalía de Castro, de la mirada irónica de Jardiel a la prosa lírica de Juan Ramón Jiménez en Platero y yo.

Para celebrar el Día de la madre, he aquí algunos fragmentos que rinden homenaje a la maternidad y nos muestran su peso en la obra de nuestros autores clásicos.

* * * * * * * * *

…Si olvidase los agravios de mi madre, me tendría por el más miserable de los hombres. ¡Mi madre!

Yo no he conocido otra protección sino la suya. Me hablan ustedes de un rey de Dacia, que es mi padre. ¿Los padres acarician a sus hijos?… No recuerdo que me haya besado el rey de Dacia. Mi madre sí: he calentado mil veces la cara en su pecho; he conciliado el sueño en su regazo; sus brazos me acogieron amorosamente. Si tengo alguna educación, es porque mi madre me buscó profesores; si no estragué en el vicio mis veinte años, es porque mi madre supo preservarme con su cariño. En mis en enfermedades, ella me asistía; en mis soledades, ella me consolaba… No; mi familia, es mi madre. Hasta las comodidades materiales que me rodean, la hacienda que disfruto, y que hace de mí un privilegiado de la vida, la debo al trabajo de mi madre..

El saludo de las brujas, E. Pardo Bazán (Tomo IV) https://bit.ly/35eCwyz

* * *

—¿Cómo te llamas?

—Mi nombre de bautismo es Bernabé, mi madre me llamó

siempre Sab, y así me han llamado luego mis amos.

—¿Tu madre era negra, o mulata como tú?

—Mi madre vino al mundo en un país donde su color no

era un signo de esclavitud: mi madre —repitió con cierto

orgullo— nació libre y princesa. Bien lo saben todos aquellos

que fueron como ella conducidos aquí de las costas del

Congo por los traficantes de carne humana. Pero princesa

en su país fue vendida en este como esclava.

Sab, Gertrudis Gómez de Avellaneda (Tomo único) https://bit.ly/3aQlUy6

* * *

Yo tuve una dulce madre,
concediéramela el cielo,
más tierna que la ternura,
más ángel que mi ángel bueno.

En su regazo amoroso,
soñaba… ¡sueño quimérico!
dejar esta ingrata vida
al blando son de sus rezos.

Mas la dulce madre mía,
sintió el corazón enfermo,
que de ternura y dolores,
¡ay!, derritiose en su pecho.

Pronto las tristes campanas
dieron al viento sus ecos;
muriose la madre mía;
sentí rasgarse mi seno.

La virgen de las Mercedes,
estaba junto a mi lecho…
Tengo otra madre en lo alto…
¡por eso yo no me he muerto!

A mi madre, Rosalía de Castro (Tomo I) https://bit.ly/3aIEpEM

* * *

La sombra azulada de mi madre, muerta hace once años, se

extendió sobre mi infancia inculcándome el buen gusto, la delicadeza

y la melancolía.

A los cuatro años, Luis de Zulueta me cogía en brazos para

enseñarme trozos del Romancero morisco, que él pronunciaba

con un encantador acento de las Ramblas. (Por lo cual, siempre

creí que Mahoma se decía Mahomá).

A los siete, de la mano materna, recorría las salas del Museo

del Prado y sabía distinguir de una ojeada a Rubens de Teniers

y al Greco de Ribera. (Esto me sirvió perfectamente para no entablar

ahora pedantes discusiones sobre Pintura y para que me tengan sin cuidado

unos y otros maestros).

Amor se escribe sin hache, Jardiel Poncela (Tomo I) https://bit.ly/3eU1fwx

* * *

      LXXXVII

RENACIMIENTO

Galerías del alma… ¡el alma niña!

Su clara luz risueña;

y la pequeña historia,

y la alegría de la vida nueva…

¡Ah, volver a nacer, y andar camino,

ya recobrada la perdida senda!

Y volver a sentir en nuestra mano,

aquel latido de la mano buena

de nuestra madre… Y caminar en sueños

por amor de la mano que nos lleva.

Soledades, galerías y otros poemas, A. Machado (Tomo único)  https://bit.ly/2VLVZn7

* * *

FLORECILLAS

A mi madre

CUANDO murió Mamá Teresa, me dice mi madre, agonizó

con un delirio de flores. Por no sé qué asociación, Platero,

con las estrellitas de colores de mi sueño de entonces, niño

pequeñito, pienso, siempre que lo recuerdo, que las flores de

su delirio fueron las verbenas, rosas, azules, moradas.

No veo a Mamá Teresa más que a través de los cristales de

colores de la cancela del patio, por los que yo miraba azul o grana

la luna y el sol, inclinada tercamente sobre las macetas celestes

o sobre los arriates blancos. Y la imagen permanece sin

volver la cara, —porque yo no me acuerdo cómo era—, bajo el

sol de la siesta de agosto o bajo las lluviosas tormentas de

setiembre.

En su delirio dice mi madre que llamaba a no sé qué jardinero

invisible, Platero. El que fuera, debió llevársela por una vereda

de flores, de verbenas, dulcemente. Por ese camino torna

ella, en mi memoria, a mí que la conservo a su gusto en mi sentir

amable, aunque fuera del todo de mi corazón, como entre

aquellas sedas finas que ella usaba, sembradas todas de flores pequeñitas,

hermanas también de los heliotropos caídos del huerto

y de las lucecillas fugaces de mis noches de niño.

Platero y yo, Juan Ramón Jiménez (Tomo I) https://bit.ly/3eXKvnV

Leer más