Fray Luis de León (1527-1591)

Luis de León nació en la villa conquense de Belmonte en una familia de origen judío, entre 1527 y 1528 según sus distintos biógrafos. Tras vivir unos años en Madrid y Valladolid, el joven Luis ingresa en el convento de San Agustín de Salamanca en 1542 y se matricula en la Universidad para estudiar Teología unos años después. Allí terminará por doctorarse y desarrollará gran parte de su vida académica. Una labor sin tregua entre las distintas cátedras que ocupó además de otros trabajos.

El ambiente de crispación universitario derivó en la denuncia de fray Luis por sus traducciones bíblicas, acusación que le llevará a las cárceles de la Inquisición entre 1572 y 1576. Un célebre proceso que fray Luis afrontó con entereza, sin dejar por ello de denunciar la envidia y la maldad de sus acusadores, así como la lentitud de la burocracia. De vuelta a Salamanca se reintegrará en la Universidad donde acomete años de grandes trabajos, tanto en la docencia de la cátedra como de editor y crítico textual.

En 1591 fue elegido provincial de los agustinos en Madrigal de las Altas Torres, y allí morirá solo unos días después de su nombramiento. Sus restos descansan hoy en la capilla de San Jerónimo de la Universidad.