Francisco Delicado

Mostrando el único resultado

Francisco Delicado acabó con la anonimia de su obra revelando su autoría en el prólogo al Primaleón, que edita en 1534: «… que cierto los que se apartan de la gramática española que es encerrada en aquella grande y famosa historia de Amadís de Gaula son sin duda nuevos romancistas como lo fui yo cuando compuse La Lozana en el común hablar de la polida Andalucía, mas hícelo por mejor la arrendar en la manera de su hablar». Emigra a Italia y tampoco tenemos dato alguno sobre cuándo llega a Roma: ¿en tiempos del papa Julio II, entre 1503-1513, citado en La Lozana en la charla del autor con Rampín?, ¿o llegaría en 1492, cuando la expulsión de los judíos? ¿Era judío converso como algunos de sus personajes? Al menos conoce bien su mundo, sus costumbres, su comida. Se ordena sacerdote y en el Specchio vulgare per li sacerdoti che administraranno li sacramenti in ciascheduna parrochia, fechado a 2 de noviembre de 1515, figura como sacerdote de la iglesia romana Santa Maria in Posteruola [Ugolini, 1974–1975: 468]. Enferma de sífilis, mal que planea en toda su obra (como en la tercera jornada del Ragionamento de Aretino) y que le lleva a escribir sobre el remedio El modo de adoperare el legno de India occidentale: salutífero remedio a ogni piaga e mal incurabile; aunque tiene el privilegio de impresión dado por Clemente VII el 4 de diciembre de 1526 en Roma, nos ha llegado en la edición de Venecia de 1529, que él nombra como «segunda estampa», con añadidos al texto del 26. Escribe además un tratado, desaparecido, que él cita en La Lozana: De consolatione infirmorum. En el citado Specchio, dice él mismo haber estado «in lo Archihospitale de sancto Jacopo in Augusta infirmo incurabile» [Ugolini, 1974–1975: 409]. Su salida de Roma tras el Saco la cuenta él mismo, y su refugio en Venecia, en donde logra estampar su Retrato de la Lozana Andaluza. Aquí estuvo en 1528 un breve período antes de ser enviado como embajador a Francia, donde murió de repente el año sucesivo». Nada más se sabe de él.