Blog

Obras de Emilia Pardo Bazán

EMILIA PARDO BAZÁN (1851-1921), I Centenario Obras completas en 12 tomos Ed. de Darío Villanueva (de la RAE) y José Manuel González Herrán

El próximo 12 de mayo se cumple el I centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán, y congresos, exposiciones además de otros eventos literarios se dan cita para celebrar la figura de esta gran escritora.  No se nos ocurren mejores palabras que las de Isabel Burdiel (biógrafa y comisaria de la próxima exposición “El reto de la modernidad” que tendrá lugar en BNE) para retratar el atractivo de doña Emilia:

Lo interesante que tiene Pardo Bazán es su capacidad para tender puentes, para ver el mundo. Ella fue una mujer llena de ambivalencias […] podía ser conservadora en algunos aspectos políticos y, sin embargo, en la defensa de los derechos de las mujeres era realmente radical”. 

Emilia Pardo Bazán: Feminista y conservadora

Los doce volúmenes que integran las presentes Obras completas nos revelan que no hay en la cultura española moderna personalidad tan arrolladora como doña Emilia Pardo Bazán. Supuso un revulsivo en la sociedad de la Restauración y reivindicó su condición de mujer al codearse con los intelectuales del momento y renovar la narrativa de finales del XIX. Gallega y cosmopolita, periodista y empresaria cultural, narradora traducida a numerosos idiomas, su figura también fue clave a la hora de introducir el feminismo dentro del debate cultural y político. 

 

Obras completas

Con motivo de este primer aniversario, reeditamos los dos primeros tomos de las Obras completas de Emilia Pardo Bazán bajo el minucioso cuidado de Darío Villanueva (de la RAE) y José Manuel González Herrán. En sus cuatro primeros títulos, publicados entre 1879 y 1885, la autora trabaja tanto la novela de espacio como la narración de personaje: de Pascual López. Autobiografía de un estudiante de medicina, que nos adentra en la vida de un universitario en Santiago de Compostela, a La Tribuna, protagonizada por la lucha de una joven cigarrera de Marineda (trasunto de su Coruña natal) en pleno movimiento obrero, o bien El Cisne de Vilamorta, hilvanada en torno a un romántico poeta local

 

Aunque la novela viene a ser un descubrimiento tardío de doña Emilia (que prefirió iniciarse en la poesía y el ensayo tal y como relata en sus Apuntes autobiográficos), Pardo Bazán va puliendo su arte para describir las romerías rurales o los viajes en tren hacia los balnearios más cosmopolitas en Un viaje de novios. Costumbrismo que se ve enriquecido por las lecturas de coetáneos que le permiten ahondar en la psicología de sus personajes (nadie duda de la herencia de Madame Bovary en El Cisne de Vilamorta). Fruto de esas lecturas surgirá el notable intento de explicar la novela francesa en los artículos de La cuestión palpitante. Y, de esta manera, se irá perfilando el camino hacia el naturalismo que culminará en 1886 con su obra maestra, Los Pazos de Ulloa (recogida en el tomo II de la presente colección).

En 1887 Galdós califica a Los Pazos de Ulloa como una auténtica obra maestra. Sin embargo, tanto Zola como la propia autora negaron el marbete de “naturalismo católico” con que se la trató de encasillar. Doña Emilia da un giro a lo rural que nos revela los conflictos sociales y sensuales del campo gallego y al igual que en sus obras anteriores, se mueve a medio camino entre la novela de espacio (la gran casa señorial) y la de formación del joven sacerdote Julián Álvarez, que pasa de la inocencia a una madurez desencantada. Un microcosmos primitivo y violento que, en La Madre Naturaleza, la continuación de Los Pazos, perderá fuerza estética para evolucionar a una mirada más espiritualista.

Tras el éxito de crítica que le reportan estos dos últimos títulos, Pardo Bazán se adentra en la escritura de Insolación y Morriña. Dos trabajos de encargo protagonizados por mujeres de muy diferente origen: la marquesa viuda de Andrade y la criada Esclavitud Lamas. Dos historias amorosas de pintoresquismo costumbrista (las fiestas de San Isidro, las cigarreras…)  en las que siguen apareciendo elementos naturalistas como el atrevimiento al retratar encuentros amorosos que escandalizaron a algunos contemporáneos, las violentas peleas de mujeres o en el sensualismo descriptivo de Insolación.

Igualmente, en Morriña, se parte del motivo romántico de la muchacha seducida y engañada, para tornar en su desgraciado final a una visión naturalista que permitió a la autora denunciar la hipocresía social ante este tipo de situaciones.

Unas novelas que nos descubren a la escritora ya forjada en el arte narrativo y nos la muestran como firme defensora de los derechos de la mujer. Actitud que también se hará presente en su faceta como cuentista, en la que destacan piezas tan bien tejidas como los relatos de El encaje roto.

 

 

 

 

Leer más

La Generación del 98

“Renacimiento […] animado por un espíritu de protesta, de rebeldía”. Con estas palabras hablaba Azorín por primera vez de la Generación del 98  en 1913.

Características de la Generación del 98

Bajo esta corriente literaria se aúnan nombres tan señalados de nuestra literatura como Valle-Inclán, Unamuno, Benavente, Baroja, Maeztu o Antonio Machado. Todos ellos compartían la preocupación por una España en crisis tras la pérdida de las últimas colonias y el tiempo de incertidumbre que se sucedió entre la Restauración y la Guerra Civil.

Frente a la retórica recargada de épocas anteriores, los noventayochistas descienden hasta la realidad tanto en los temas como en el lenguaje, buscando la sencillez y la restauración de voces antiguas que ahondan en su propia esencia para poder retratar el alma del paisaje. Una conciencia nacional, en definitiva, que se centra en las vidas anónimas del pueblo trabajador.

Generación del 98 y Modernismo

Desde el principio, el concepto de Generación del 98 fue cuestionado por muchos (Baroja rechazaba su adscripción) y, no obstante, esa mirada hacia la humildad del pueblo anónimo que hasta entonces había pasado desapercibido se erige como denominador común.

Frente a esta realidad en crisis nace otra corriente estética, el Modernismo, que se refugia en la belleza y en el arte por el arte. En ocasiones, esta tendencia convive con la de la Generación del 98 dentro de un mismo autor (del Machado de Soledades, galerías y otros poemas al comprometido de Campos de Castilla, del Valle-Inclán de las Sonatas al del esperpento).

Autores de la Generación del 98

Muchos de los escritores noventayochistas ocupan un lugar privilegiado dentro del Catálogo de nuestra Biblioteca Castro, donde el lector encontrará cuidadas ediciones tanto en la factura material de los libros como en la fijación textual de cada obra.

 

 

En nuestras ediciones contamos con las obras de dos autores pertenecientes al Grupo de los Tres (Azorín, Baroja y Maeztu), llamado así tras la firma de un manifiesto en 1901 que tenía como objeto la equiparación de España con los países europeos. Trasformación que no llegó a dar frutos y sembró el pesimismo entre sus miembros.

Pío Baroja (1872 – 1956) Encuadrado en el movimiento del 98, Pío Baroja también encaja con el afán general de renovación que dominó las letras españolas a finales del siglo XIX. Observa su entorno y hace literatura de cuanto sucede. Viajar es una de sus grandes aficiones, lo cual le permite observar los tipos que va encontrando, como veremos en muchas de sus páginas. De esta manera, el esquema del viaje aparece en algunas de sus obras como impulso aventurero. Ese constante ir y venir de personajes de un ambiente a otro da agilidad a su escritura, y así consigue que sus novelas produzcan la impresión de la vida misma.

Azorín (1873 – 1967) En la Biblioteca Castro contamos con dos volúmenes que recogen los  principales títulos de Azorín. La originalidad de sus novelas radica en que aparentemente “no pasa nada” porque en realidad “la intensidad suple al enredo”,  como explicaría el propio escritor..

El texto se fragmenta para potenciar la reflexión y el elemento descriptivo a través de un lenguaje detallista.

A lo largo de estos textos  apreciamos la evolución del escritor hacia una renovación literaria que se  había venido gestando tiempo atrás; desprenderse de los procedimientos del Realismo en favor de la nueva estética, donde la aparente desorganización del relato responde a una estructura interior más profunda: “el verdadero paisaje del libro es el cerebro del protagonista”, como predica  Lozano Marco en su completo prólogo de Novelas II.

Entre nuestras colecciones también encontramos las obras completas de Miguel de Unamuno (1864-1936) uno de los autores que mejor reflejan ese dolor por la crisis que atraviesa la España finisecular. A pesar de su fama de hombre polémico, don Miguel es uno de los pensadores más intensos y brillantes de nuestras letras y su constante lucha consigo mismo se aprecia a lo largo de estos volúmenes. Ningún género le fue ajeno y su nombre aparece indisolublemente ligado a la Universidad de Salamanca, donde ejerció como rector. Tras su exilio en Francia durante seis años, regresó a España pero la muerte de su esposa y la decadencia de la República fueron empañando su ánimo hasta su muerte en 1936.

Antonio Machado (1875-1939) es otro de los mejores exponentes de la Generación del 98. Como indica Pedro Cerezo en el prólogo del libro sobre su obra esencial:  “En su conjunto, la obra de Machado representa una alta aventura espiritual”. Estuvo muy influenciado por el simbolismo y destaca por la gravedad y autenticidad de su voz así como por su capacidad para transparentar la verdad del alma. Esa verdad es capaz de trasladarnos de la poesía a la filosofía, reflexionando sobre el propio acto creativo.

Otro gran escritor cuya obra se adscribe a la Generación del 98 es Ramón María del Valle Inclán (1866-1936). “Estuvo el comienzo de mi vida lleno de riesgos y azares. Fui hermano converso en un monasterio de cartujos y soldado en tierras de Nueva España. Una vida como la de aquellos segundones hidalgos que se engancharon en los tercios de Italia por buscar lances de amor, de espada y de fortuna (…)Así se presentaba el escritor en la revista Alma Española (1903) y comenzaba también a crearse la leyenda que ha ido velando hasta desfigurar, y casi borrar, la auténtica personalidad del escritor.

Quizá menos estudiado que los precedentes, pero cronológicamente adscrito a la Generación del 98 es Ciro Bayo (1859-1939) . Podemos afirmar que se trata de un escritor prácticamente desconocido y difícil de vincular a un movimiento cultural concreto. Estéticamente se sitúan entre el costumbrismo y las formas de la novela moderna. Sus viajes por América del Sur inspiran la mayor parte de sus relatos y marcan su carácter aventurero y algo vagabundo.

He aquí una breve panorámica sobre la renovación que supuso en nuestras literatura la llamada Generación del 98 y las figuras más destacadas que la integraron.

 

 

Leer más

La senda escondida de Fray Luis de León

“La Biblioteca Castro está realizando una labor admirable con sus ediciones de los clásicos castellanos… cada libro es una joya que convoca indistintamente al amante de los clásicos y al bibliófilo. Para el lector de nuestros días, fray Luis de León es un ejemplo del imperecedero anhelo de alcanzar certezas indubitables, libres de cualquier duda o sospechaFray Luis nos muestra la tragedia del hombre que ha conocido y perdido la libertad. Su experiencia nos alerta de los riesgos de cerrar al paso a la diversidad por miedo a perder nuestra identidad.    “, maravillosa reseña de Rafael Narbona en El Cultural sobre la Poesía de fray Luis de León https://elcultural.com/la-senda-escondida-de-fray-luis-de-leon

  • Posted by Fundación José Antonio de Castro
  • on 6 abril, 2021
  • Comments are off
  • ultimos
Leer más

Libros clásicos para el Día del padre

Habitación en Nueva York

De las odas renacentistas de fray Luis de León a los artículos de Cunqueiro, de las reflexiones de Machado a los viajes en busca de las minas del rey Salomón. Aquí os dejamos algunas recomendaciones para celebrar el Día del padre de la mano de un clásico.

FRAY LUIS DE LEÓN. POESÍA COMPLETA
El regreso a la cultura clásica que encarna el Renacimiento, el aplomo de la filosofía medieval y la tradición bíblica confluyen en la figura de este eminente agustino. Fray Luis representa el esplendor del humanismo español que bullía en la Universidad de Salamanca, como podemos apreciar en esta Poesía completa que recoge tanto sus obras propias como las traducciones de autores sagrados y profanos.

BENITO PÉREZ GALDÓS. EPISODIOS NACIONALES (10 tomos)
Galdós contó en cuarenta y seis novelas la historia de España en el siglo XIX. Este proyecto descomunal, al que dio el título de Episodios Nacionales, no solo abrió un camino para escribir novelas de ficción construidas alrededor de hechos históricos reales, sino que fundó también una fórmula literaria para contar la Historia.

EN DEMANDA DE LA ISLA DEL REY SALOMÓN
Desde la más remota antigüedad, la imaginación humana gustó de poblar el mar de islas fabulosas para depositar en ellas todos sus anhelos, pero también todos sus miedos”. Con este sugerente comienzo el académico Juan Gil arranca el ensayo que precede a los viajes de Álvaro de Mendaña, Pedro Fernández de Quirós y Diego de Prado en busca de la isla del rey Salomón. Un territorio mítico que, en pleno siglo XVI, se perfilaba como una suerte de tierra prometida en aguas del Pacífico sur.

ANTONIO MACHADO. OBRA ESENCIAL
“Dentro de la lírica española del XX, la obra de Machado resulta esencial por la gravedad y autenticidad de su voz, por su capacidad para transparentar la verdad del alma”, señala Pedro Cerezo en su magnífico prólogo a este volumen excepcional. Una verdad que nos lleva de la poesía a la filosofía, de las Soledades y los Campos de Castilla a las prosas de Juan de Mairena como camino de ida y vuelta que reflexiona sobre el propio acto creativo y la capacidad de cantar lo que se pierde para salvarlo de la muerte y del olvido.

ÁLVARO CUNQUEIRO. ARTÍCULOS
Cunqueiro gastó buena parte de sus esfuerzos en la prensa diaria. Firmó en más de medio centenar de cabeceras, y se explayó en los temas más diversos: de la gastronomía a la brujería, pasando por la mitología, la poesía, la historia y la naturaleza, entre otros asuntos más o menos mundanos. De ellos da buena cuenta «Álvaro Cunqueiro. Al pasar de los años», una antología realizada por Miguel González Somovilla. En sus páginas se recogen doscientas piezas que el autor pergeñó entre 1930 y 1981, y que funcionan como una suerte de caleidoscopio literario y vital, quizá la única forma posible de retratar a este gallego ilustre.

Leer más

Cinco escritoras valientes adelantadas a su época

Una dama escribe una carta con su sirvienta

La literatura y los movimientos sociales han ido de la mano a lo largo de toda la historia como podemos apreciar por la obra de estas cinco escritoras publicadas en la Biblioteca Castro.  Mujeres que se atrevieron a desafiar las rígidas normas de sus respectivas épocas, y se esforzaron por estudiar y formarse más allá del destino matrimonial o religioso al que parecían estar abocadas.

Escritoras y feminismo

Queremos encabezar la lista de escritoras con doña Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873),Tanto la galería de mujeres ilustres recogida en su ensayo “La mujer” como la crítica de los matrimonios concertados en varias de sus novelas o su fallido intento por ingresar en la RAE revelan la poderosa personalidad  de esta mujer pionera en la reivindicación de los derechos femeninos.

Las mujeres obreras, la maternidad como destino obligado, la doble moral con la que la mujer es juzgada o la propia educación son temas recurrentes en la rica y variada producción narrativa de Emilia Pardo Bazán (1851-1921), una de las personalidades más singulares de nuestra literatura decimonónica a la que la RAE le negó su ingreso hasta en tres ocasiones. Cosmopolita, políglota y viajera infatigable se codeó de tú a tú con los intelectuales más importantes de tiempo, y tanto su vida como su valorada obra demuestran los méritos de esta mujer para ocupar en la sociedad los mismos puestos que el varón, sin renunciar a lo específicamente femenino.

Santa Teresa de Jesús (1515-1582) fue una mujer que marcó época en un mundo dominado por hombres, que pasa del arrebato del éxtasis a reformar la orden del Carmelo por toda la Península, que hubo de bregar con confesores e inquisidores que ponían todos las trabas para publicar su Libro de la vida, y que aprovechó, en definitiva, su condición de mujer no letrada (aunque rica en lecturas) para romper las reglas de la retórica e inaugurar un nuevo modelo estético dentro de la prosa: el del “escribo como hablo”.

Poco se sabe de María de Zayas (1590-ca. 1661), escritora del Siglo de Oro, aunque sus Novelas ejemplares y amorosas llegaron a conocerse como el Decamerón español. Bajo el molde de la novela cortesana, y con gran amenidad, insta a las mujeres para que abandonen sus roles tradicionales, retrata el desengaño de las que han sido burladas por los hombres, y critica el concepto de honra que tanto perjudicó al universo femenino.

Rosa Chacel (1898-1994), aunque desconfiaba de todo lo que sonara a feminismo, o a lo que muchos han entendido como literatura femenina propiamente dicha, la escritora vallisoletana vive de primera mano la revolución intelectual fraguada en torno a la generación del 27 y a la figura de Ortega y Gasset. Infinidad de protagonistas femeninas habitan el imaginario de Chacel: una maestra a la hora de retratar la conciencia de la niñez y de plasmar ese tiempo subjetivo que se dilata o contrae en función de la percepción de nuestra mirada.

 

 

 

 

 

Leer más

AZORÍN Y LA MODERNIDAD EN NUESTRAS LETRAS

Azorín

AZORÍN, José María Ruiz – Tomo I Diario de un enfermo La voluntad Antonio Azorín Las confesiones de un pequeño filósofo El licenciado Vidriera (Visto por Azorín) Don Juan Doña Inés (Una historia de amor) Apéndice Edición de Miguel Ángel Lozano Marco ISBN: 978-84-15255-00-0 Número de Páginas: 650 PVP: 48,00 e.

“Azorín es uno de los más elegantes artesanos de nuestra lengua y el creador de un género en el que se alían la fantasía y la observación, la crónica de viaje y la crítica literaria, el diario íntimo y el reportaje periodístico, para producir, condensada como la luz en una piedra preciosa, una obra de consumada orfebrería artística”. Mario Vargas Llosa

La renovación de la novela

José Martínez Ruiz, firmará como Azorín a partir de 1904 y se puede considerar como uno de los últimos y más señalados representantes de la Generación 98. Recordamos su figura, la de uno de los más originales escritores de la literatura española, por que falleció #TalDiaComoHoy de 1967. En sus novelas, Azorín rompe con las convenciones del realismo para regalarnos una escritura nueva con la que se puede expresar el espíritu, el sentido de su tiempo y sus inquietudes como escritor. Unas narraciones en las que, aparentemente, no pasa nada porque la intensidad suple al enredo.

Como bien expone Miguel Ángel Lozano Marco, especialista en el autor y editor de sus novelas en nuestra colección, “La novela se concibe como un texto fragmentario donde, siguiendo un procedimiento elíptico, cada uno de esos fragmentos aspira a dar la sensación de la vida y, en su sucesión, a diseñar una trayectoria. La falta de argumento margina el elemento narrativo para potenciar lo descriptivo y lo ensayístico–meditativo. En cuanto al lenguaje, aboga por desechar el tratamiento detallista, prolijo, analítico, acumulativo, con voluntad mimética, para potenciar lo sintético, lo sugestivo, el detalle «suscitador de un estado de conciencia»”.

Esto ya se aprecia en Diario de un enfermo o La voluntad, novelas en las que el autor pasa del pesimismo lírico a una reflexión filosófica cercana al nihilismo que se irá suavizando hacia un escepticismo amable en La segunda vida de Antonio Azorín.
Las confesiones de un pequeño filósofo son una especie de biografía del espíritu del escritor, Don Juan (1922) y Doña Inés (1925) son sendas fabulaciones poéticas sobre los dos personajes más conocidos —y populares— de nuestra escena y El licenciado Vidriera se nos presentará como una re–escritura de la novela cervantina.

Sirvan estas líneas como pequeñas pinceladas sobre el autor alicantino y el enlace para todo el que quiera adentrarse en sus novelas.

Leer más

Fray Luis de León: Poesía en el Siglo de Oro

Fray Luis de León

Fray Luis de León

Poesía completa (Obras propias. Traducciones e imitaciones de autores profanos. Traducciones de autores sagrados). Ed. de José Palomares, 422 pp., PVP: 45 €

Fray Luis de León  es una de las voces más señaladas del humanismo español, pues en sus excelsos versos se armoniza la cultura clásica, la sabiduría bíblica y la elocuencia cristiana. Su nombre permanece indisolublemente ligado a la Salamanca renacentista, en cuya Universidad se doctoró en Teología, ejerció como catedrático y sufrió las luchas internas que lo llevaron a la cárcel por su traducción del Cantar de los cantares al romance y su cuestionamiento sobre la autoridad de la Vulgata. (más…)

Leer más

Gertrudis Gómez de Avellaneda y los derechos de la mujer

Gertrudis Gómez de Avellaneda

La biografía de Gómez de Avellaneda demuestra un rechazo a las convenciones sociales que ella sufrió en su propia piel cuando fue madre soltera o se le negó el ingreso a la RAE por el mero hecho de su condición femenina. En suma, nos encontramos ante un personaje a la altura de otras grandes escritoras contemporáneas como George Sand o Madame Staël.

(más…)

Leer más

Escritores clásicos en las orillas del Duero

Las orillas del Duero han sido cantadas por Machado, Bécquer y algunos sorianos ilustres como Juan Antonio Gaya Nuño. Las páginas de El País nos advertían hoy sobre el peligro de que aquellos parajes se conviertan en escenario de una urbanización privada Cemento sobre las orillas del Duero de Machado.

Volvamos pues la mirada hacia aquella “ribera sacra” que quedó inmortalizada en la obra de estos inmensos #escritoresclasicos

IX
ORILLAS DEL DUERO
Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario.
Girando en torno a la torre y al caserón solitario,
ya las golondrinas chillan. Pasaron del blanco invierno
de nevascas y ventiscas los crudos soplos de infierno.
Es una tibia mañana.
El sol calienta un poquito la pobre tierra soriana.
Pasados los verdes pinos
casi azules, primavera
se ve brotar en los finos
chopos de la carretera
y del río. El Duero corre, terso y mudo, mansamente.
El campo parece, más que joven, adolescente.
Entre las hierbas alguna humilde flor ha nacido,
azul o blanca. ¡Belleza del campo apenas florido,
y mística primavera!
¡Chopos del camino blanco, álamos de la ribera,
espuma de la montaña
ante la azul lejanía,
sol de día, claro día!
¡Hermosa tierra de España!
Soledades, galerías y otros poemas, Antonio Machado

Antonio Machado, Obra esencial
Gustavo Adolfo Bécquer, Obras completas
Juan Antonio Gaya Nuño, tomo II

Leer más

Unamuno y el Cancionero

En el Cancionero, más de mil setecientos poemas compuestos a lo largo de muchos años (1928-1936), Unamuno experimenta con el lenguaje y sigue transitando temas tan señalados en su obra como el diálogo íntimo con Dios Padre: “Estos versos, más o menos canciones, han sido mejor que escritos cantados o canturreados con pluma metálica —pluma de ala de acero— en una celda de destierro —destierro, desentierro— donde todas las albas me remozaba el espíritu releyendo en el Nuevo Testamento, cerca de la mar, que es el Testamento Eterno… La lectura y lección del Nuevo Testamento me era padre nuestro de cada día. Y oía yo, bibliófago, comedor de libros, lo que el de la Revelación —Apocalipsis— nos dice.

19
Tú te quieres, yo me quiero
tú me quieres, yo te quiero.

Padre, con este tuteo
de intimidad entrañable
en Ti me endioso, me creo,
se hace mañana mi tarde.

En Ti, Padre, yo me veo,
Tú te ves en mí, mi Padre;
tuteo se hace yomeo
y somos uno de sangre.

Tú me creas, yo te creo,
y en este diálogo que arde,
tumeo se hace yoteo
y las palabras gigantes.

Hablando se entienden hombres
y el nombre a la cosa le hace,
forjada a incendios de soles
fría palabra… diamante.
12 de marzo, 1928”.

Para conocer un poco más sobre el Unamuno poeta, aquí os dejamos el enlace al libro https://bit.ly/2KNezs8 #poesía #Generación98 #Unamuno

Leer más